CHIFLÚ Comunicación Social

“Hablamos Español, Inglés y Francés”

¿Cómo surgió Chiflú?

¡Hola! Por petición de los que no me conocen aún, os cuento sobre mi, mi formación y mi experiencia profesional:

Me llamo Noelia, aunque todo el mundo me llama Noni, y lo que guía tanto mi vida personal como profesional:  la empatía y la escucha activa. Hasta el año 1991, estudié en colegios de habla inglesa en Bélgica, Uruguay, Estados Unidos, Chile y Brasil y el resto en Madrid (de ahí los idiomas) Mi formación: Educadora Social (Salle), Directora de Centros Sociales (Imafe), finalizando Master Mediación (Viu) y cursando Curso Superior Universitario de Coaching Personal (Inesem), Formación Voluntariado (Comunidad de Madrid), Curso de Cooperación Internacional (Cedem). Mi experiencia en este sector: Orientación familiar/infantil/juvenil, Coaching Personal, Voluntariado Infantil (Chiflú), Proyecto de Inmigración (Adefis Ong) Coordinación de proyectos y administración (Asociación Mei – Mayores e Ilusiones), Educadora Social en Piso de Acogida de Menores en Manacor ( experiencia adquirida especialmente en malos tratos infantiles),  Educadora Social en la Sociedad Española de Beneficencia (SEB) situada en Marruecos, Alfabetización para mujeres inmersas en la prostitución (Cáritas), Integración social de mujeres y niños refugiados en España (Acnur),  Actividades sociales y colaborando con ONG “Solidarios para el Desarrollo”, Voluntaria en la Asociación de Síndrome de Down de Madrid, Voluntaria en el Hogar Don Orione de Madrid, cuidando niños y adultos con deficiencias psicofísicas.

Chiflú nació de mi inquietud personal como madre y debo decir que en estos dos años el proyecto ha ido creciendo y transformándose hasta el punto de abarcar la importancia de la comunicación a todos los niveles. En realidad todo empezó el día que me dijeron que mi hijo tendería a ocultarme cosas por miedo a decepcionarme, enfadarme o entristecerme. Sí, es algo natural y que nos pasa a todos, aunque no por ello, debía restarle importancia y permanecer inactiva. Y entonces comprendí que era yo, como madre, la que debía predicar con el ejemplo y enseñar a mi hijo lo mismo que me enseñaron mis padres a mi:

– Que debemos encontrar una persona de confianza y acudir a ella cuando sentimos que se nos cae el mundo encima.

– Que todos nos equivocamos. Que no hay que juzgar sino buscar juntos una solución.

– Que llorar no tiene nada de malo sino que permite liberar el dolor.

– Que reír es una de las formas más asombrosas y eficaces de sacar lo bueno de cada uno.

– Que la comunicación y la empatía son la puerta de entrada al mundo.

Luego el mensaje empezó a llegar más lejos, jóvenes y adultos. Debemos estar preparados para afrontar situaciones inesperadas que nos lleven a una comunicación confusa y menos espontanea de la esperada y aprender a gestionarlo.

El objetivo es ayudar a crear vínculos, que a pesar de poder ser vulnerables e imperfectos, sean lo suficientemente fuertes para saber comunicar y resolver los conflictos que surgen en el día a día con nuestros diferentes entornos. CHIFLÚ lo hace a través de la Mediación y del Coaching, además de otros diferentes proyectos.

¡Ya sabéis dónde estoy! ¡Estaré encantada de conoceros!

Un fuerte abrazo, Noni