¿QUÉ OFRECEMOS?

Terapias personalizadas de orientación y comunicación Infantil y Juvenil

¿A quién van dirigidas estas terapias?

Están especialmente pensadas para aquellos niños y jóvenes que necesitan orientación en todas las cuestiones relacionadas con la comunicación en los diferentes entornos (problemas de comunicación familiar, acoso escolar, altas capacidades, etc) cubriendo las edades de 3 a 16 años.

¿En qué consisten nuestras terapias?

Cada uno de nosotros tenemos nuestra particular visión del mundo y aunque nuestros hijos aún no sean adultos, también tienen la suya. Nuestras terapias se centran sobre todo en acercarse a esa visión particular de cada niño y ayudarles a comunicarse a través de ella. Engloban una serie de actividades creadas y guiadas por un equipo multidisciplinar cuyo objetivo es ayudar a los peques y a los jóvenes a transformar su particular visión del mundo en un “canal de comunicación”. 

¿Qué tienen de especial nuestras terapias? 

Son terapias completamente personalizadas, adaptadas a las necesidades, gustos y posibilidades de sus hijos. Además pueden pedirnos que las terapias sean en Español, Inglés o Francés.

¿Qué tienes que hacer?

Contacta con nosotros. Te podemos informar por teléfono, email o vernos personalmente en nuestra oficina de Majadahonda. ¡También nos podemos desplazar nosotros, si te resulta más fácil! Tendremos la oportunidad de conocernos y explicarte el funcionamiento de Chiflú, así como las diferentes opciones que te podemos ofrecer.

Cursos, Talleres, Charlas y Conferencias

Cursos, charlas, y talleres para toda la familia. Todos relacionados con la comunicación infantil y juvenil dentro del entorno familiar.

Aprendemos a ser padres cada día, cada minuto. A veces todo fluye y resulta fácil, agradable y divertido. Otras, cerramos los ojos deseando que las respuestas aparezcan milagrosamente y si resulta que vienen acompañadas de kilos de paciencia, ¡estaríamos eternamente agradecidos!

Sí, hay momentos duros pero sabíamos que los habría. Todo el mundo nos advierte de ello.  La parte que se omite es que no tenemos por qué aprenderlo todo solos y en caída libre. No por pedir ayuda vamos a ser menos aptos para ser padres, sino todo lo contrario. ¿No es esa la idea que queremos transmitir a nuestros hijos? ¿Que lo valiente es saber pedir ayuda, consejos, opciones? Seamos un ejemplo a seguir.

Para la contabilidad estudiamos los números, para jardinería, las plantas y para médico, el cuerpo humano. ¿De verdad no vamos a necesitar formarnos para el puesto más difícil que ha existido jamás? ¿Podemos hacerlo solos? Sin duda alguna, como afirmarían nuestros abuelos en tiempos antaño.

Pero la sociedad se ha vuelto exigente y parece que el puesto “de padres”  demanda una lista de funciones un tanto más elevada que antiguamente. Y no se trata de sobrevivir a los hijos sino de disfrutar de ellos.

La formación y la información nos ayudarán a comprender, y si comprendemos, empatizamos y si empatizamos, comunicamos y si comunicamos: ¡Conectamos!

 

JORNADAS SOLIDARIAS

No permitamos que nuestras inquietudes como padres queden inmunes a los abusos informativos que recibimos en relación a los retos y bienestar de nuestros hijos.

¡Ese es el objetivo de nuestras jornadas! Inyectar una dosis de alertas con el fin de quebrantar el potencial aturdimiento que dificulta nuestra capacidad de reaccionar y evocar con mayor claridad algunas de las realidades con las que nos enfrentamos en la sociedad actual.

Queremos arrimar el hombro a los que necesitan nuestra ayuda colocando despertadores sociales que suenen en los corazones de todos.

 

Cursos, charlas, conferencias y talleres

Cursos, charlas, conferencias y talleres. Todos relacionados con la comunicación infantil y juvenil dentro del entorno familiar.

Aprendemos a ser padres cada día, cada minuto. A veces todo fluye y resulta fácil, agradable y divertido. Otras, cerramos los ojos deseando que las respuestas aparezcan milagrosamente y si resulta que vienen acompañadas de kilos de paciencia, ¡estaríamos eternamente agradecidos!

Sí, hay momentos duros pero sabíamos que los habría. Todo el mundo nos advierte de ello.  La parte que se omite es que no tenemos por qué aprenderlo todo solos y en caída libre. No por pedir ayuda vamos a ser menos aptos para ser padres, sino todo lo contrario. ¿No es esa la idea que queremos transmitir a nuestros hijos? ¿Que lo valiente es saber pedir ayuda, consejos, opciones? Seamos un ejemplo a seguir.

Para la contabilidad estudiamos los números, para jardinería, las plantas y para médico, el cuerpo humano. ¿De verdad no vamos a necesitar formarnos para el puesto más difícil que ha existido jamás? ¿Podemos hacerlo solos? Sin duda alguna, como afirmarían nuestros abuelos en tiempos antaño.

Pero la sociedad se ha vuelto exigente y parece que el puesto “de padres”  demanda una lista de funciones un tanto más elevada que antiguamente. Y no se trata de sobrevivir a los hijos sino de disfrutar de ellos.

La formación y la información nos ayudarán a comprender, y si comprendemos, empatizamos y si empatizamos, comunicamos y si comunicamos: ¡Conectamos!

 

JORNADAS DE SENSIBILIZACIÓN

No permitamos que nuestras inquietudes como padres queden inmunes a los abusos informativos que recibimos en relación a los retos y bienestar de nuestros hijos.

¡Ese es el objetivo de nuestras jornadas! Inyectar una dosis de alertas con el fin de quebrantar el potencial aturdimiento que dificulta nuestra capacidad de reaccionar y evocar con mayor claridad algunas de las realidades con las que nos enfrentamos en la sociedad actual.

Queremos arrimar el hombro a los que necesitan nuestra ayuda colocando despertadores sociales que suenen en los corazones de todos.